Historia

Orígenes

Los dueños originarios de FUNDICIONES JULCAR trabajaban en una fundición a baja presión mediante el sistema de coquilla en una nave en el centro de Burgos. Unos años más tarde les surgió la oportunidad de tomar las riendas de la empresa y hacerse cargo de ella.

Años 80: Primeros cambios.

En 1981, dos familias decidieron crear FUNDICIONES JULCAR. Compraron la primera máquina de inyección a presión de Zamak y las primeras máquinas de inyección a presión de aluminio. Fueron los comienzos que dieron lugar a los primeros clientes del sector de automoción.

Desde 2000: Nuevas divisiones y ampliaciones

En el año 2000, comenzó la andadura de JULCAR HERRAJES debido a la visión empresarial del fundador junto con el departamento comercial que veían una línea de negocio que podían explotar y podía ser rentable. Como consecuencia, invirtieron en el desarrollo de una gama propia de productos creando nuestros propios moldes y establecieron contacto con proveedores externos para aumentar nuestra gama de productos y abarcar un catálogo más amplio.

En el año 2002 se produjo la primera ampliación de la fábrica para adaptarnos a las necesidades del mercado como secuencia del incremento de clientes, comprando nueva maquinaria y aumentando nuestra plantilla.

En el año 2014, la adquisición de una máquina tridimensional agilizó las mediciones de piezas.

En el año 2016 se produjo la segunda ampliación de las instalaciones (en total 3.300m² construidos) para seguir con el crecimiento experimentado en los últimos años y optar a una facturación mayor. Se crearon nuevas oficinas, se compró una nueva máquina de inyección en aluminio de mayor tonelaje a las existentes (750T) y se produjo de nuevo un aumento de nuestra plantilla.

En el año 2017 JULCAR siguió con su política de mejora continua, invirtiendo en el departamento de calidad con la adquisición de una máquina de Rayos X.

En 2020 la familia ARNAIZ tomó el mando de la empresa como único propietario. A continuación, se adquirió una nueva máquina de inyección de aluminio de mayor tonelaje (1250T) y un nuevo puente grúa, para seguir cumpliendo con los requisitos de nuestros clientes que solicitan piezas más complejas y de mayor tamaño. Y para seguir agilizando las mediciones de pieza, añadimos la opción de escanear las piezas en nuestra máquina tridimensional.