Acabados superficiales

Una pieza fundida, necesita de una preparación previa a la entrega a los clientes o a los procesos posteriores de acabados estéticos.

Usualmente, para la preparación de piezas para posteriores acabados de pintura, para aquellas que requieran una suavidad en los contornos y juntas de molde de las piezas (piezas componentes de elementos móviles, de engranajes, etc), el proceso más demandado es el pulido por vibración o vibrado. Es un acabado realizado en proceso automatizado, lo cual permite obtener buenos resultados y económicos para las piezas que así lo requieran. Dentro de Julcar, contamos con capacidad para poder realizar un pulido por vibración con diferentes grados de acabado en función de los requisitos de la pieza, ya sea de aluminio o de zamak.

Igualmente, hay piezas con exigencias técnicas, requieren de un acabado que asegure que posibles rebabas no queden adheridas a la pieza y que evite un repaso manual 1 a 1 de todas las piezas, en especial cuando se trata de miles de piezas. Para estos casos, el granallado es el acabado adecuado. Rápido, con un alto volúmen de proceso de piezas por hora de producción y económico. En Julcar contamos con capacidad de granallado en tambor con diferentes grados de acabado en función del tamaño de las bolas de granallado.